jueves, 18 de mayo de 2017

ANTES DE QUE PASE EL TREN

Ya no cambiará el color
de piel del camaleón
ni escribirá más versos
el hombre que susurraba a los acordes.
Cesó la lluvia púrpura,
quedó cojo el status
y vacío el marco
donde guardabas
la fotografía de la última Navidad
en la puerta del Club Tropicana.
Y todo me afectó
            apenas lo justo
                        para sentirlo por vosotros.
Os comprendo y acompaño,
no lo dudéis,
pero ya hace muchos años
que mis lágrimas cayeron
a los pies del ídolo
y juego en otra división.
Desde entonces sólo sé
y os prometo
                        que
antes de que pase el tren
escucharéis una canción de Elvis.


No hay comentarios:

Publicar un comentario