viernes, 23 de junio de 2017

ANTE EL REY

El scalextric recogido
en lo alto del armario
la colonia de mi padre
una camisa de cuadros
                                   de mi hermano
los bajos del vaquero
doblados hacia fuera
y el cuello de la cazadora
levantado.

(Lo narro en presente
con la ilusa esperanza
de apagar algunas canas).

Recorro la ciudad sobrepoblada
de otros chicos de mi quinta
con sus walkman los addidas
camiseta de Caprabo
monopatines bicicletas canicas.

Llego al templo
el altar me llama al fondo

ilumino de miradas las portadas
levitando leyendo contemplando
viendo viviendo salivando

me decido por el rojo
que sujeto y levanto como ofrenda
casi me arrodillo
(estoy ante el Rey
y sé cuál es mi sitio).

Ayer fue mi cumpleaños
doce y subiendo
saco del calcetín un billete
rojo y arrugado
dos talegos, que dice mi hermano,
y algo me sobra, me lo guardo.

Vuelvo a casa
el Grial en una bolsa contra el pecho
paro en un semáforo
lo saco, lo miro,
(que me miren
que me envidien)
me parece ya escucharlo
y al llegar a casa
me encierro en mi cuarto

y lo hago girar,
y lo hago sangrar bajo la aguja
¡pobre chico de Memphis
sometido a acupuntura!

Y lo siento, lo disfruto
alimento para el alma
que degluto
vuelta y vuelta
y me traen de vuelta al mundo
sus nudillos en la puerta,

es mi madre
me han llamado unos amigos

esta tarde hay  un partido
contra la plaza de al lado,
pero esta tarde
yo no salgo.

sábado, 17 de junio de 2017

LA CUALIDAD ESFÉRICA

Hace unos días participé
en una lectura conjunta
de ‘Cien años de soledad’.
Pensaba en eso anoche
mientras veía el pressing catch
en internet

y mientras Dean Ambrose alzaba
su cinturón de campeón intercontinental
pensaba, también
que los polos presionan el globo
frustrando su cualidad esférica
y que si se hace camino al andar
también construye quien tropieza.

Y es que a veces la mayor incógnita
es saber si merece la pena
despejar la x.

Y tú,
sí, tú
que crees saberlo todo
déjame decirte algo:
el siglo XX terminó
el día que murió Chuck Berry.